La Escuela Universitaria de Turismo Altamira, centro adscrito a la Universidad de Cantabria y dependiente del Centro de Estudios Superiores Técnico-Empresariales (CESTE), gestionado por jesuitas, pasará en 2016 a manos del Patronato Montañés de Enseñanzas, integrado entre otros por la UC, la Asociación de Hostelería, la Cámara de Comercio y el Banco Santander, y ofertará a partir del próximo curso